¿Cómo puedo saber si tengo un trastorno de ansiedad?

ansiedad

La vida es estresante y cuando ese estrés se prolonga puede hacer mella en la salud. Hay muchos síntomas de ansiedad, y muchos de ellos podrían confundirse fácilmente con otra cosa. Los síntomas físicos de la ansiedad pueden parecerse a los de una enfermedad cardíaca potencialmente mortal.

Todos hemos oído las advertencias sobre los dolores en el pecho y la falta de aliento. Estos son algunos de los primeros signos comunes de un ataque al corazón. Hay que actuar con rapidez, tomar una aspirina y acudir al hospital para salvar la vida. Incluso el entumecimiento y el hormigueo en el brazo están presentes, pero en el hospital las pruebas son negativas. Estos síntomas son aterradores y los resultados de las pruebas son frustrantes. Puedes sentir que te estás muriendo, pero los profesionales médicos te dicen que tu corazón está bien. Es tentador pensar que están equivocados y que les falta algo. Si dispones de medios, puedes buscar una segunda opinión.

Si estás experimentando esos síntomas físicos y tu médico no encuentra nada malo en ti, puede ser que estés sufriendo de ansiedad. Todos estos años de trabajar demasiado y durante demasiado tiempo a cambio de muy poca recompensa te han afectado. Tu mente y tu cuerpo están hartos. No puedes seguir reprimiendo todas esas preocupaciones. Estar despierto por la noche preocupándote te ha desgastado aún más. Seguir aguantando el infierno de cada día te ha pasado factura. Tu cuerpo te pide un tiempo de descanso.

Cuando nos enfrentamos a una amenaza, nuestro cuerpo se pone naturalmente en modo de lucha, huida o congelación. Esta es nuestra respuesta biológica, impulsada por la adrenalina, al peligro. Nos sirve en muchas situaciones. Cuando esta respuesta se pone en marcha, el flujo sanguíneo se dirige a los brazos y las piernas (piensa en correr y luchar) y al área del cerebro responsable de tomar decisiones rápidas. Te da el impulso que necesitas para evaluar rápidamente una situación y salir de allí, hacerte el muerto o enfrentarte a ese monstruo. Se supone que es una respuesta inmediata y a corto plazo para salir del peligro, no un método para afrontar los retos estresantes diarios de la vida.

Rara vez la huida es una gran solución a nuestros problemas modernos. No puedes huir del cobrador. Quedarte helado cuando tu jefe te llama en una reunión no es útil. Tampoco lo es dar un puñetazo al tipo maleducado que se cruza en la cola delante de ti en el aparcamiento. Toda esa adrenalina sin un monstruo contra el que luchar no es útil, y de hecho crea nuevos problemas. El flujo constante de adrenalina no utilizada hace que tu corazón se acelere y que te suden las manos. Tus pensamientos son rápidos y dispersos. El sueño reparador es prácticamente imposible.

ebook-cotera

Si una persona se mantiene en este estado de huida, huida o congelación durante un periodo de tiempo prolongado, puede provocar un desorden de ansiedad. Si se desencadena con demasiada frecuencia, o en circunstancias inapropiadas, también puede provocar un trastorno de ansiedad.

Algunas personas con ansiedad experimentan síntomas que son más de naturaleza emocional. Pueden sentir un miedo extremo que no se basa en una amenaza real. Pueden estar paralizados por este miedo y ser incapaces de superarlo, incluso cuando comprenden lógicamente que el miedo no es racional. Estos miedos pueden haber comenzado como normales y racionales y luego, con el tiempo, se han descontrolado.

Un ejemplo de miedo irracional podría ser el miedo a conducir. Conducir puede ser ciertamente peligroso. Los accidentes e incluso la muerte no son infrecuentes. Oímos hablar de accidentes de coche mortales en las noticias y vemos estas imágenes con frecuencia. Es un hecho: la gente puede morir mientras conduce. Para la mayoría de nosotros, ese conocimiento nos lleva a tomar ciertas precauciones, como llevar el cinturón de seguridad, asegurarnos de que nuestros hijos van en las sillas de seguridad adecuadas, obedecer las leyes de tráfico y conducir a la defensiva. Aunque entendemos el riesgo, nos aventuramos todos los días a llevar a nuestros hijos al colegio y a conducir al trabajo.

Una persona con un trastorno de ansiedad que tiene miedo a conducir puede estar tan concentrada en todo el peligro potencial que supone ponerse al volante que simplemente no puede hacerlo. Sus mentes están tan centradas en evitar un accidente que son incapaces de concentrarse en la tarea de conducir. Cada pequeño movimiento les hace reaccionar de forma exagerada, frenando bruscamente, girando demasiado el volante, etc. A menudo se limitan a rutas cortas, cerca de casa donde están más familiarizados, evitan las zonas de mucho tráfico, la conducción nocturna, etc. En casos extremos pueden llegar a tener tanto miedo que dejan de conducir por completo e incluso se niegan a ir de pasajeros.

Un síntoma común de los trastornos de ansiedad es la preocupación excesiva. Esto ocurre cuando la mente no se apaga después de un tiempo adecuado tratando de resolver un problema. Se queda atascada en un bucle que nunca se resuelve en una solución. A menudo esto significa reproducir una conversación del pasado, real o imaginaria, una y otra vez en la mente. Cada vez que se reproduce la escena, la intensidad de las emociones implicadas se refuerza y la preocupación aumenta. ¿Qué han querido decir con eso? ¿He dicho lo correcto? ¿Debería haber dicho esto en su lugar? ¿Por qué he dicho eso? Deben odiarme. Soy tan estúpida. Lo he estropeado todo.

Existen métodos de superación para ayudar a una persona a detener estos bucles de preocupación interminables. Hay ayuda disponible. No es inútil. Si sospechas que sufres un trastorno de ansiedad, acude a un profesional de la salud mental.

Cuando los pensamientos de una persona están llenos de miedo y preocupación, es fácil aislarse socialmente. Tener que lidiar con la imprevisibilidad de los demás puede ser demasiado para alguien que ya está estresado hasta el punto de ruptura. Los entornos sociales están llenos de lo desconocido y para alguien que lucha por controlar sus pensamientos, pueden ser muy difíciles. También es difícil manejar eficazmente las emociones de los demás para una persona cuyas propias emociones ya están en un nivel elevado. En muchos casos, la persona determina que es más fácil quedarse en casa y evitar los entornos sociales en la medida de lo posible. Esto puede ser muy perjudicial y dificultar el mantenimiento de un trabajo y de relaciones intactas.

Una persona que sufre ansiedad necesita el apoyo de su familia y amigos. Una reacción común a la ansiedad es aislarse de los demás. Por desgracia, cuando una persona se retira socialmente para evitar situaciones más estresantes, se aleja del apoyo que realmente necesita. Con ayuda profesional, se les puede guiar suavemente para que vuelvan a los entornos sociales beneficiosos que apoyarán sus esfuerzos por encontrar la felicidad y superar su ansiedad. Sin ayuda profesional, la falta de contactos sociales puede intensificar la ansiedad y aumentar las posibilidades de desarrollar una depresión clínica.

Comienza una sesión gratuita de asesoramiento y aprende a lidiar con el Trastorno de Ansiedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.