Profesionales de la psicología para familia, alumnos y empresas

Técnicas de estudio para jóvenes que quieren conseguir todo

Técnicas de estudio para jóvenes

No solo la educación emocional para niños es muy importante, también otro tipo de estudios lo son. 

A la hora de sentarse a estudiar, son muchos los estímulos que los jóvenes de hoy en día encuentran a su alrededor y que les impiden concentrarse y dar el 100%. 

Desde Cotera promovemos una actualización de términos: Creemos que la palabra “estudiar”, que normalmente implica estar delante del libro leyendo e invita a la pasividad, está obsoleta y proponemos cambiarla por “aprender”, más activa y fiel a los procesos que ocurren en nuestro cerebro. 

Solicita asesoría gratuita para familia con expertos en psicología y educación

Aprender puede ser fácil, pero requiere de los instrumentos necesarios. Si tu hijo es de los que se dejan todo para el final o no consigue sus objetivos por mucho que lo intente, has llegado al lugar adecuado. 

Conoce las mejores técnicas de estudio para jóvenes para que consigan lo que quieran.

1. Tomar breves descansos

Estudiar por intervalos de 30 a 50 minutos tomando descansos de 10-15 minutos, dar breves paseos por casa o salir a tomar el aire fresco relajará su mente y evitará la fatiga. 

2. Ejercicio físico para activar el cuerpo

También es una buena idea hacer unas cuantas sentadillas y flexiones para bombear la sangre y así activar el cuerpo para el próximo intervalo de estudio.

 Hacer ejercicio ayudará a retomar el estudio con mayor concentración y le permitirá ser más productivo.

Muchas veces olvidamos que el deporte puede ser una buena ayuda para los estudiantes. Tu hijo puede hacer ejercicio físico tantas veces como necesite hasta acabar con el temario. No obstante, recuérdale que no deje todo para el final, no vaya a ser que le den las 3 de la mañana y esté haciendo deporte. 

3. Dormir bien es la mejor técnica de estudio para jóvenes (y no jóvenes)

El Dr. James B.Mass, autor del libro “Aprende a dormir  afirma que dormir entre 6 y 8 horas tras haber estudiado algo nos ayudará a retener mejor la información que si tenemos un sueño pobre. 

El número de horas de sueño está relacionado también con la denominada fase REM, en la cual las personas organizamos nuestros contenidos mentales y los fijamos e integramos en nuestra memoria.

Por lo general, esta etapa tiene una duración de 10 minutos aproximadamente y habitualmente ocurre 90 minutos después de conciliar el sueño y cada 90 minutos de allí en adelante.

4. Método de estudio de la repetición espaciada

Repetición espaciada mediante tarjetas

Esta técnica está basada en los estudios del psicólogo Hermann Ebbinghaus, quien descubrió el efecto de la memoria espaciada. Según el cual nuestro cerebro elimina la información que no es útil para dejar espacio para la nueva información. 

De esta forma, descubrió que realizando estudios sistemáticos se conseguía reforzar las conexiones neuronales para que los conceptos fuesen mucho más difíciles de olvidar. 

Tu hijo puede aplicar esta técnica mediante fichas o tarjetas donde anotar los conceptos a aprender. Luego puede dividirlas en montones para estudiar a diario, cada 2 días, una vez a la semana o antes del examen.

Solicita asesoría gratuita para mejorar las técnicas de estudio de tus hijos e hijas

5. Técnicas de estudio para jóvenes: Tomar apuntes propios en clase

Tomar apuntes propios en clase

Recomendamos que no copie literalmente lo escuchado, si no que trate de comprender y plasmar con sus palabras lo que ha aprendido. 

Le será de gran ayuda a la hora de revisar sus apuntes e incluso su cerebro llegará a recordar momentos puntuales de la clase al asociar los conceptos aprendidos. Una técnica de estudio para jóvenes muy clásica pero también efectiva, sin duda.

6. Alejar la mente de cualquier distracción y centrarse en el estudio

Como hemos dicho en el punto número 1, es importante que se tome descansos cada cierto intervalo de estudio para así despejar la mente. 

Sin embargo, no se debe alargar este parón una vez se vuelva al estudio. Si comienza a sentir que la cabeza anda pensando en otras cosas, que cierre los ojos y visualice un escenario en el que le gustaría estar una vez acabadas las tareas. 

Tras ello, que vuelva a abrir los ojos y retome sus estudios focalizándose en lo que quiere conseguir.

Puede ser de ayuda también tener una libreta de ideas en todas las sesiones de estudio. De esta manera podrá apuntar todo lo que se le ocurra para seguir pensándolo o acordarse más tarde.

7. La técnica de estudio de las palabras clave 

En esta técnica se memoriza palabras clave de un texto para recordar el contenido más fácilmente. 

Se empieza por hacer una lectura general del texto y comprender lo esencial. Tras varias lecturas, hay que subrayar o marcar con un círculo las palabras que le dan sentido al texto: las palabras clave

Es muy recomendable hacer un listado de palabras clave y utilizarlo como guía a la hora de hablar en voz alta. Esto ayuda a interpretar y retener la información más importante.

8. Combinar materias o asignaturas para no agotarse en el estudio:

Es buena idea no centrarse exclusivamente en una materia a la hora de estudiar. 

Cambiar de una temática a otra le ayudará a tu hijo a destacar y contrastar las similitudes y diferencias entre las mismas. Además evitará los bloqueos de todo estudiante.

9. Organizar los materiales de estudio y establecer metas 

Crear un calendario de estudio en el que se marquen las fechas clave para completar los objetivos (tanto a corto como medio plazo) y definir lo que hay que hacer para alcanzarlos es la mejor técnica de estudio para jóvenes desorganizados.

 Revisar los apuntes y mantenerlos organizados le permitirá hacer uso de ellos en todo momento. 

Por último, no hay que olvidar tener flexibilidad con los objetivos, sobre todo en época de exámenes, pues el incumplimiento en tiempo y fecha podría generarle frustración. 

Lo normal es que deba adaptarse a los posibles cambios e imprevistos que vayan surgiendo.

Si los más jóvenes de la casa incorporan estas técnicas de estudio a su día a día estamos seguros de que conseguirán todo lo que se proponen. Obtendrán una mejora en su aprendizaje y en capacidad de concentración en el estudio. 
Desde Cotera te animamos a que los ayudes a utilizarlas en su día a día y te invitamos a que te pongas en contacto con nosotros para preguntar cualquier duda.

Tenemos muchas más técnicas y estrategias de estudio basadas en cómo aprende nuestro cerebro y te ayudamos a cambiar y mejorar tus hábitos de estudio. Estaremos encantados de atenderte 🙂

Solicita asesoría familiar gratuita

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *